Champagne de saúco

Se elabora fermentando las levaduras naturales de las flores, que se convierten en una refrescante bebida espumosa con muy bajo contenido en alcohol. Lo bueno de este champan es que resulta económico, delicioso, muy aromático y rápido de elaborar. El principal problema de esta bebida espumosa es que si se la deja fermentar durante mucho tiempo, las botellas empezarán a reventar y dejarán todo impregnado de un líquido floral y pegajoso. SE puede evitar, liberando poco a poco una parte de los gases cuando las botellas de plástico empiece a deformarse y parezca que vayan a reventar.

Ingredientes

  • 12 penachos de flores
  • ½ kilo de azúcar
  • 2 cucharadas de vinagre de vino o manzana
  • ralladura y rodajas de 1 limón
  • 4 y ½ litros de agua

Preparación

Colocar las flores (sin pedúnculos) en una cacerola, preferentemente de acero inoxidable o esmaltada. Agregar: azúcar, vinagre, limón y agua. Mezclar todo agitando y dejar reposar en la cacerola tapada durante 24 hs. Colar el contenido tirando las flores y envasar el líquido en botellas limpias y bien tapadas . Se puede comenzar a beber a los 15 o 20 días. Cuidado al destapar porque tiene mucho gas. Beberlo bien frío!

Dentro de 20 dias lo pruebo y os cuento. !tal vez escriba la seccion muy contentilla!!!

One Response to “Champagne de saúco”

  1. vanesadiaz dice:

    otros usos del saúco
    SAÚCO depurativo (purifica la sangre contribuyendo a eliminar los desechos). Antiinflamatorio. en infusión para resfriados, gripes, enfriamientos, catarros y también se puede tomar como medida preventiva de estas afecciones. La infusión de flores se prepara con dos cucharaditas llenas de flores frescas o secas en ¼ litro de agua hirviendo. Se deja reposar unos minutos y se toma tres veces al día. La infusión de las hojas tiene propiedades parecidas, pero su olor no es demasiado agradable. Se prepara de forma similar, con dos cucharaditas rasas de hojas. Las flores se recogen de mayo a julio, se extienden en un lugar abrigado para que se desprendan de los pedúnculos y se dejan secar. Las hojas se recogen de jóvenes y se secan al aire. Las hojas quemadas se han empleado como insecticida y la infusión de las hojas se empleó como repelente de mosquitos y, rociada sobre las plantas, para protegerlas de pulgones y orugas.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.

See also: